Tienda Online

Compra y vende productos con tu propio E-SHOP 

Leer más

Artículos de interés

Ultimas noticias, novedades y artículos interesantes

Leer más

Eventos

Eventos, exposiciones, competencias y más...

Leer más

Publica tu Anuncio

Anuncios en tu país, completamente GRATIS!

Leer más

Forma Parte

Participa de nuestras actividades en Facebook y Twitter  

Leer más

Servicio: claves para educar a un perro de vigilancia

Tener un animal en casa implica responsabilidad por parte de los dueños.

Los perros de guardia, por su aspecto y fuerte temperamento, requieren un cuidado especial. Para evitar accidentes lo importante es educarlo correctamente. La idea es que proteja la casa y no se convierta en un enemigo para la familia.

Dentro del grupo de los perros de defensa, lo que están al tope de las preferencias son: el ovejero alemán, el rottweiler, el boxer y el dogo argentino. Esto se debe a que son razas que, luego de una serie de cruzas, desarrollaron aptitudes de guardianes. Además, por su tamaño y fuerza física, tienen una presencia mas dominante. Para tener un animal de estas características, los especialistas recomiendan olvidar el mito de que son malos por naturaleza. "No hay razas que posean una agresividad innata.

 

Una mala reacción se puede presentar en todos. Lo que sucede es que si un perro grande se descontrola, las consecuencias siempre son peores.", explica el doctor Rubén Mentzel, a cargo del servicio de etología del Hospital Escuela de Facultad de Veterinaria. Las causas que provocan trastornos en el comportamiento surgen en los primeros meses de vida del animal. Por eso, es importante educarlos desde cachorros. "Tener una raza de guardia significa una gran responsabilidad. Si el dueño no está dispuesto a hacerse cargo de la educación del animal, es mejor que no lo tenga", afirma Alfredo Verón, instructor y asesor de comportamiento canino de la Fundación Argentina para el Bienestar Animal.

En la elección entre una raza u otra no hay grandes secretos. La decisión depende del gusto familiar. Pero lo que hay que tener en cuenta son las características del cachorro seleccionado. "Aunque se trate de una raza de guardia, no todos tienen las aptitudes necesarias para cumplir la función de defensa", agrega Verón. Lo mejor es observar a la cría y optar por los que tengan un temperamento equilibrado. Es importante que se sumen al juego pero sin demostrar una agresividad excesiva. En este punto se recomienda pedir asesoramiento al criador o recurrir al consejo de un veterinario o un especialista en comportamiento canino. También es conveniente observar en detalle el criadero. En este ámbito se producen las primeras experiencias de la mascota. Si el ambiente es hostil, es posible que el cachorro sufra trastornos de comportamiento.

Además es importante asesorarse sobre el carácter de los padres. Una opción es consultar su línea de pedigree. En el caso del ovejero alemán, incluso , el Club de Criadores (P.O.A.) otorga una calificación que certifica su buen temperamento y anatomía. Una vez que se elige un cachorro, hay que decidir si recibirá un adiestramiento de defensa y ataque. Hay dos posturas enfrentadas. Algunos especilistas recomiendan no hacerlo cuando se trata de un animal que vivirá en familia. Esto se debe a que muchos accidentes son consecuencia de entrenamientos incompletos o de situaciones en las que la familia no está capacitada para manejarlo. En cambio, otros sostienen que es útil para controlar las actitudes de ataque propias del animal. Actualmente, se utilizan técnicas de estimulación temprana y controlada. En caso de optar por adiestrarlo, lo mejor es hacerlo no bien se adquiere el cachorro y que el dueño sea partícipe de todo este proceso. Un dato: en la Argentina no existe una regulación legal para esta actividad. Por eso se recomienda consultar con anterioridad los antecedentes y la formación del profesional.

SEÑALES PARA TENER EN CUENTA.

Qué hacer si el perro muestra los dientes, gruñe o se pone hostil. Los especialistas coinciden en que los animales no se vuelven agresivos de un día para otro. Antes de atacar, los perros suelen mostrar síntomas de un problema de comportamiento. Lo más comunes son los gruñidos, ladridos excesivos y sin sentido y la rotura de muebles y objetos de la casa. Estas situaciones pueden ser señales de que tiene problemas para adaptarse al ambiente. También es erróneo pensar que por su temperamento fuerte debe tener actitudes agresivas. Un animal de guardia debe ser dócil en el trato cotidiano. Por eso, conviene consultar con un especialista si presenta una postura amenazante ante un miembro de la familia (poniendo el cuerpo rígido y mostrando sus dientes). En todos los casos, lo peligroso de estas actitudes depende de la frecuencia y agresividad con que se produzcan.

LO QUE HAY QUE SABER.

Guía de consejos, ¿un perro peligroso? Un caso estremecedor sucedió a fines de mayo en la ciudad de Escobar. Tres rottweiler atacaron y le provocaron la muerte a un niño de dos años. A raíz de esto se encendió una polémica sobre la peligrosidad de esta raza. Los especialistas coinciden en que el peligro no está en los animales sino en la tenencia irresponsable de sus dueños. Para evitar este tipo de accidentes, tanto con el rottweiler como con las otras razas de guardia, aconsejan tener en claro algunas pautas de educación y cuidado. *Nunca, bajo ningún concepto, hay que dejar solo a un niño con un perro de guardia.

Siempre es conveniente que un adulto supervise el juego para detectar conductas agresivas. También se recomienda evitar que el chico tome al perro como un juguete. *Es importante marcar las jerarquías dentro de la casa para que la mascota sepa cual es su rol dentro de la familia. De no hacerlo, el animal intentará ocupar el papel de líder y tomará una postura dominante. *Lo perros poseen costumbres rutinarias. Por eso es importante que tengan un lugar de la casa donde se encuentren sus cobijas y sus pertenencias.

También se debe dejar en claro cuáles son los sectores de la vivienda donde no tienen que jugar. *Los malos comportamientos deben ser censurados desde el momento en el que el perro es cachorro. Es importante brindarle educación firme pero sin agresividad. *Se aconseja evitar los juegos físicos excesivamente bruscos. *Acostumbrarlo a comer en su comedero y evitar darle alimentos de la mesa cuando come la familia.

Comparte en

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Lanzamiento!

Nueva Sección - Mascotas en adopcion

Eventos

Agosto 2018
D L M X J V S
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Ingresa a tu cuenta

Registrate aquí para gestionar tus avisos y tu e-shop

Forma Parte

Scroll to top